Demasiado castigo sobre Castro Urdiales en su vista a Umacon Sala 10 6-2

El Castro se volvió de tierras mañas con la segunda derrota más contundente de la temporada tras un choque en el que la falta de acierto ante la meta rival le impidió tener opciones de sacar algo positivo en su visita al Sala 10 «B».

El partido entre los dos equipos más jóvenes y descarados de la categoría fue trepidante, con momentos de mucha de calidad por parte de ambos conjuntos pero en el que la contundencia de cara a portería fue determinante en el signo final del encuentro.

Los de Iñigo Martínez jugaron un gran partido a nivel colectivo, con un juego atrevido y de mucha movilidad, pero errores puntuales individuales y una alarmante falta de gol condicionaron en exceso un resultado final demasiado amplio para los méritos rojillos.

La pista rápida del Polideportivo Río Ebro era apta para jugar el tipo de partido que ambos entrenadores propusieron: yendo de cara a por el partido, saliendo a jugar y a llevar la iniciativa en el marcador. Los locales fueron quienes dieron primero. Un robo en zona de creación castreña suponía una contra que permitía a Iñaki establecer el 1-0 en el segundo palo. Tan sólo habían transcurrido 40 segundos de partido y los castreños se llevaban el primer jarro de agua fría.

Pero eso no amedrentó a los visitantes, que a los tres minutos pusieron el empate en el electrónico por medio de Efrén. Fue la única vez que los rojillos vieron de cerca en el marcador a sus rivales, porque a los cinco minutos, Duato hacía el segundo tras un zurdazo desde 12 metros.
Ese gol aturdió a los castreños, que vieron como tan sólo cuatro minutos más tarde el mismo jugador hacía el 3-1 y ponía tierra de por medio con los rojillos. Nuevo robo de balón en media cancha y la velocidad y la definición de los aragoneses que volvía a ponerse de manifiesto.

A pesar de ello los castreños no se entregaron, y siguieron creando ocasiones, estrellándose continuamente contra uno de los protagonistas del partido, el meta juvenil aragonés Javi Mateo, que, al igual que en el choque de ida, supuso un muro casi infranqueable para los rojillos.
Pasaban los minutos y los de Iñigo Martínez, pese a que creaban oportunidades no lograban acortar diferencias y además debían de cuidarse de los vertiginosos ataques locales que buscaban ampliar aún más la renta. Ambos equipos iban cargándose de faltas, y de tarjetas (en gran medida debido al bajo listón que pusieron los árbitros madrileños para sacar las cartulinas) y a falta de tres minutos los rojillos llegaban al bonus.

Prácticamente no les dio tiempo ni a asimilar esa nueva circunstancia de juego, ya que en apenas 10 segundos, los colegiados señalaban la sexta falta castreña. El veterano Peñaranda, demostró la maestría que le consagró en Plata desde los diez metros, y no perdonó el 4-1.
En ese momento sí que se encendieron todas las alarmas en el equipo rojillo que se veía muy lejos en el marcador a pesar de no haber sido inferior a su rival. Pero, con tantas tarjetas tarde o temprano a alguien le iba a tocar ver la segunda. Le correspondió al local Iván, quien a dos minutos del descanso se iba para la ducha y obligaba a los de Jorge Sampedro a defender con uno menos hasta el intermedio.

Acoso y derribo de los castreños que se tradujo en un gol de Imanol cuando quedaba un minuto y que devolvía la esperanza a los rojillos, que de nuevo se veían dentro del partido de cara a la segunda mitad.

El encuentro se reanudó con un equipo castreño consciente de que sus posibilidades de remontada pasaban por un gol rápido que les permitiera meter incertidumbre en los ánimos del equipo local, pero, pese a que los jugadores de Iñigo Martínez se pusieron manos a la obra decididos a mandar en el partido y asediar la meta de Javi Mateo, el mazazo definitivo llegó a los tres minutos. Un mal entendimiento entre Aspi y Mario en el despeje de un balón largo, permitió que Duato hiciese a puerta vacía el 5-2.

A partir de ese momento los de Jorge Sampedro, sabedores de que gran parte del trabajo ya estaba hecho se decidieron a resistir las acometidas visitantes esperando que las prisas de los visitantes les hicieran cometer errores que les permitieran aumentar aún más la diferencia en el electrónico.

Los rojillos de nuevo gozaron de oportunidades, más aún cuando se optó por situar a Imanol como portero-jugador, pero no era el día de los castreños de cara a gol. Javi Mateo echó el cerrojo a su portería con intervenciones de todo tipo, por arriba, por abajo, con las manos, las piernas, y, a veces, hasta casi sin querer. Y, si no llegaba el portero maño, de vez en cuando aparecía el poste para indicar a los rojillos que hoy no iba a ser el día.
Ni siquiera Borja del Olmo desde los diez metros lograría reducir diferencias y es que en este segundo tiempo los árbitros fueron más permisivos con los visitantes que con los locales en materia de faltas, pero, eso si, seguían implacables con las amonestaciones.

Los minutos fueron pasando y el marcador sólo se movería para subir el sexto de los locales, logrado por Víctor Berges con la portería castreña desguarnecida, a la espera de que la bocina pusiera punto y final a un partido muy atractivo para el espectador, con dos equipos que realizaron un fútbol sala vistoso, pero que se decidió por la gran diferencia de pegada entre ambos contendientes.

El único consuelo para los rojillos, además del buen juego, fue que por debajo todo sigue igual, con las derrotas de Burgos y Laskorain y que permite a los de Iñigo Martínez vivir una semana más fuera del descenso manteniendo las diferencias. Los tres puntos deberán esperar hasta el próximo sábado, en el Peru Zaballa, y ante uno de los equipos más en forma de la liga, el Industrias Bial Caspe, que en este 2012 ha revertido su situación clasificatoria y ocupa una meritoria quinta plaza.

Umacon Sala 10 «B»: Javi Mateo, Iñaki (1), Iván, Víctor Berges (1) y Richi Felipe. Ricardo Duato, Peñaranda, Borja, Alex y David.
C.F.S. Castro Urdiales: Mario Fernández, Chema, Efrén (1), Borja del Olmo y Willy. Miguel Cajigal, Aspi, Jorge Vega, Imanol (1) y Liendo.

Árbitros: Iván Fernández Marín y Juan Pablo Vázquez Redondo, del Comité madrileño. Actuó como cronometradora Noelia Castarlenas Domingo, de Aragón.

Amonestaron por parte local a Iñaki, Ricardo Duato, Víctor Berges y a Iván en dos ocasiones, expulsándolo en el minuto 18 de la primera mitad. Por parte visitante vieron cartulina amarilla Chema, Efrén, Miguel Cajigal y Aspi.

Goles: 1-0 Min. 1 Iñaki, 1-1 Min. 3 Efrén, 2-1 Min. 5 Ricardo Duato, 3-1 Min. 9 Ricardo Duato, 4-1 Min. 17 Peñaranda, 4-2 Min. 19 Imanol, 5-2 Min. 23 Ricardo Duato, 6-2 Min. 38 Víctor Berges.

Entradas relacionadas